En la primera edición de La Carrera Panamericana, fueron ocho los embajadores por parte de Nash que participaron durante cinco días en todo México.


El modelo de 1950 conducido por Roy Pat Conner estaba en el sexto lugar en la novena y última etapa, a 33 minutos del líder. Cuando Connor estaba demasiado enfermo como para continuar, Curtis Turner, quien compartía otro embajador del 50 con Bill France, reemplazó a Connor.

Los pinchazos habían retrasado a muchos participantes, entre ellos uno de los favoritos de la carrera, el piloto de Grand Prix, Piero Taruffi, que tuvo problemas con los neumáticos de su Alfa Romeo 6C 2500.

En la etapa final, Taruffi había mejorado a la cuarta posición cuando de repente, Turner pasó a lado del Alfa Romeo golpeando al italiano hasta que cedió el lugar. Taruffi adelantó al “Nash”, cuando éste presentó una pinchadura en una rueda, retrasándolo de la carrera.

Pero al final, con Taruffi en la mira de Turner y un Nash debilitado, venció al Alfa Romeo por 11:30 minutos para poner a Turner en el cuarto lugar detrás de un Cadillac 62.

Sin embargo, las regulaciones prohibieron cambiar la tripulación de un automóvil y fue descalificado, lo cual, le otorgó el cuarto lugar a Piero Taruffi quien ganaría al año siguiente.

Bill France eventualmente se cayó de la carrera, pero el daño no evitó que el “Nash” fuera conducido de regreso a los Estados Unidos.

Hoy en día el “Nash” se encuentra en manos de nueva cuenta de la familia de Bill France, previo a un trabajo de profunda restauración de nuestro Presidente Honorario, Eduardo León quien se encargó de restaurarlo y conservarlo como un recuerdo de la primera edición de La Carrera Panamericana.

Si quieres saber más historias de esta legendaria carrera, visita nuestra sección de “Anécdotas” y podrás conocer más historias acerca de La Carrera Panamericana.