El día viernes 29 de junio, se llevó acabo la F4 NACAM Championship en el Autódromo Hermanos Rodríguez. Como parte del evento, La Carrera Panamericana fue la que le daría inició a un día lleno de coches, curvas, motores y pura diversión.

El día inició con el pie derecho con la jornada, logrando pasar la inspección y poniendo los coches a punta.

La primer práctica del día inició en punto de las 10:30 a.m. Con un gran día por delante, todo quedó listo para que los pilotos pudieran probar cuestiones generales del auto como las llantas, motor, suspensión, etc. El Autódromo de los Hermanos Rodríguez es una pista perfecta para poner al límite la resistencia y la potencia de los autos.

Las llantas rodaron y los motores empezaron a rugir, los autos estuvieron en pista alrededor de media hora y una vez concluida la práctica número 1, los mecánicos se pusieron a trabajar ya que no tenían tanto tiempo para poder realizar los cambios deseados.

Alrededor de la 1:30 los motores volvían a despertar y los pilotos comenzaban a acomodarse en su respectivo pit, la ansiedad de los pilotos se podía observar ya que una vez más se volvería a rodar para tomar las curvas de este autódromo.
El Marshall se encontraba al final de los pits atento al avisó del control de pista para poder dar luz verde a los autos. Cuando control de pista autorizó la salida, los autos no esperaron más y aceleraron a fondo para poder disfrutar de una ronda más de prácticas antes de la clasificación del día sábado.

Los autos regresaban a los pits y el sol se ponía detrás del Foro Sol, se podía sentir en el ambiente una sensación de alegría y diversión. El día había concluido de una manera perfecta, lleno de adrenalina y autos.
Llegando a su fin y cerrando con los hermosos clásicos Panamericanos cruzando por un Foro Sol y de fondo un majestuoso Palacio de los Deportes, los mecánicos se encontraban listos para recibir a los autos y prepararlos para un descanso bien merecido.