NUESTRO RECONOCIMIENTO

Nuestro más sentido pésame a la familia de Don Ricardo Andrade, probablemente uno de los últimos –si no el último de los panamericanos de la odisea original (1950-1954) quien acaba de recibir la bandera a cuadros en su natal, Durango. Escribió su nombre, primero como piloto en la época dorada y como embajador en las más recientes ediciones. A todos sus familiares, amigos y fans de La Carrea hacemos llegar el más fraternal de los abrazos.