Época Moderna

slideHistoria01
slideHistoria02
slideHistoria03

LA ETAPA MODERNA de la carrera panamericana

Treinta y cuatro años tuvieron que pasar para que La Carrera Panamericana volviera ser parte fundamental de la historia del automovilismo en el país. En 1988 un grupo de entusiastas promotores entre los que destacan el Ing. Pedro Dávila y Eduardo de León, intentan y consiguen revivir La Carrera Panamericana, convocando para ello a las diferentes agrupaciones automovilísticas del mundo para su celebración.

De este modo, inicia en 1988 un nuevo ciclo para La Carrera con el arranque de la 1ª Carrera Panamericana, pero ahora en su etapa moderna. Para ello, se creó un nuevo reglamento dentro del cual se reserva la competencia para automóviles fabricados entre los años de 1940 y 1965, dependiendo de la categoría, pero permitiendo la modernización de las unidades en los aspectos de suspensiones y seguridad.

En los primeros años de la prueba, la competencia arrancó en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, al sur del país. Sin embargo, en 2009 el sitio de partida fue trasladado a la ciudad costera de Huatulco, en el estado de Oaxaca. Sin embargo, para 2010 inició nuevamente la carrera en Tuxtla Gutiérrez, para volver a alternar en 2011 con el arranque en Huatulco.

Durante la edición del año 2012 la marca de salida se dio en la ciudad de Veracruz, desde donde iniciaría también la Carrera efectuada en el año de 2014. La meta ha sido cambiada igualmente de manera alternada, tenido lugar en la ciudad de Nuevo Laredo, en el estado norteño de Tamaulipas, como en la ciudad de Zacatecas en el estado del mismo nombre.

Desde el relanzamiento de la nueva etapa de La Carrera, la contienda automotriz ha transcurrido sobre carreteras federales, estatales y secundarias de asfalto a lo largo de siete días, con un recorrido total aproximado de 3,000 kilómetros, ruta que se modifica año con año.

En la etapa moderna, los modelos de automóviles permitidos se dividen en cuatro grupos y nueve categorías:

  • Grupo A de automóviles panamericanos, en las siguientes cuatro categorías: Turismo de producción, Turismo mayor, Sport menor y Sport mayor;
  • Grupo B de automóviles históricos, en las siguientes cuatro categorías: Histórica A, A Plus, B y C
  • Grupo C de automóviles panamericanos originales.
  • Grupo D de automóviles de exhibición. En este grupo entran todos los vehículos que no puedan ser agrupados en los anteriores, además de ser un grupo no puntuable y sin derecho a premiación.

A partir de entonces, la Carrera se ha convertido en el evento deportivo automotriz tipo rally más importante de nuestro país, además de conservar su relevancia a nivel internacional conformándose a su alrededor una historia que continúa sumando memorias y anécdotas que entrelazan velocidad, maquinaria y precisión. Los autos clásicos son modificados para cumplir con las normas de seguridad modernas y para seguir gozando de la experiencia única de correr los vehículos automotores en carreteras abiertas a máxima velocidad.

2017 es el año en que la competición cumple su XXX Aniversario y representa muchos años de pasión, trabajo, momentos difíciles, emociones y grandes esfuerzos.

Lo más importante de La Carrera Panamericana es la gente, es decir, es el espíritu que emana de ella y que año tras año la sigue. Es un evento con solidado cuya principal característica que tiene es la hospitalidad del mexicano. En segundo término, está la gran competitividad que han alcanzado las tripulaciones con su gran preparación y experiencia.

El “Espíritu de la Carrera” es sin lugar a dudas el motor que atrae a los competidores a vivir una verdadera aventura mexicana. Sin duda la leyenda continúa…

-o0o-


 

La carrera Panamericana

 


 

ÉPOCA ANTIGUA

 

La Carrera Panamericana ha sido el evento automovilístico de velocidad en carretera más importante y de mayor recorrido en el mundo, superior a las Mille Miglia y la Targa Florio de Italia. El evento, reconocido así por la prensa internacional, acaparó la atención de los amantes de la velocidad quienes pusieron los ojos en México como un país de grandes expectativas turísticas. Aunado a ello, vinieron autos y marcas nunca antes vistas: Ferrari, Osca, Lancia, Mercedes, Porsche o Masserati, además de las norteamericanas.

Leer más…