Época Antigua

 

La Carrera Panamericana ha sido el evento automovilístico de velocidad en carretera más importante y de mayor recorrido en el mundo, superior a las Mil Millas y la Targa Florio de Italia. El evento, reconocido así por la prensa internacional, acaparó la atención de los amantes de la velocidad quienes pusieron los ojos en México como un país de grandes expectativas turísticas. Aunado a ello, vinieron autos y marcas nunca antes vistas: Ferrari, Osca, Lancia, Mercedes, Porsche o Masserati, además de las norteamericanas.

La difusión del evento se efectuaba a nivel nacional por radio, y a nivel internacional por medio de las películas y reportajes que se enviaban a todo el mundo.

La Panamericana en sus cinco ediciones, de 1950 a 1954, fue organizada por Enrique Martín Moreno, un comité que se constituyó y el apoyo del Gobierno mexicano, hasta que por motivos de seguridad éste mismo la suspendió en 1956, después del fatal accidente de 1955 en las 24 horas de Lemans.

La penúltima edición se realizó con cuatro categorías, Sport Internacional, Turismo Internacional, Sport hasta 1,600 c.c. y Turismo Especial, con lo que se incrementó el número de participantes, escuderías y marcas.

Vinieron otra vez los principales campeones de seriales norteamericanos y europeos, como el argentino Juan Manuel Fangio en un Lancia.

Durante la quinta Carrera Panamericana, las categorías fueron Sport Mayor, Sport Menor, Turismo Mayor, Turismo Especial y Turismo Europeo, con lo que se podía participar con autos no solamente estándar, pues en algunas categorías se permitían modificaciones. La carrera dio inicio, como era costumbre, el 19 de noviembre de 1954 en Chiapas y terminó el 23 en Ciudad Juárez.

Figuraron especialmente los Ferrari con su piloto Maglioli, ganador absoluto con un tiempo total de 17 horas 40 segundos. Fue destacada la participación de varios mexicanos en Turismo Especial: Alvarez Tostado (4º lugar de la categoría y 29 general); Ramiro Aguilar (5º y 35 general); Moisés Solana fue considerado la revelación de la carrera, pues siendo su primera incursión en el automovilismo deportivo, y a pesar de más de treinta minutos perdidos por fallas mecánicas, ocupó el 6º de la categoría y el 32 general con un Dodge que ya contaba con 50,000 kilómetros recorridos. Moisés fue el piloto más joven de la carrera con 18 años de edad. Resultaron memorables sus agarrones sobre el asfalto en varias etapas con Taruffi y el argentino Oscar Cabalén.

 

TESTIMONIO JAVIER SOLANA:

 

Javier Solana, participante de la I Carrera Panamericana en 1950, como copiloto de su hermano José Antonio “El Viejo” Solana, en el auto número 29, NASH.

“Era sin duda la carrera más importante del mundo, pues atraía a los mejores pilotos y autos, como los campeones mundiales Alberto Ascari, Herman Lang, Scarfiotti, Taruffi, Trevoux, Fangio, Johny Mantz, Vucovitch, Mc Griff, Tom Deal, Cabalen, Bonetto, Segura, Maglioi, Phil Hill; por parte de México, entre otros : Leal Solaraes, Ché Estrada Menocal, Solana, Razo Maciel, Iglesias, etcétera.

El ambiente era indescriptible; los autos de servicio recorrían las etapas por la noche, para esperar en la meta a sus pilotos. Por la tarde, con la tranquilidad de haber cubierto la etapa y terminado el servicio a los autos, se organizaban tertulias en las que se podían oír las vivencias de los mejores pilotos del mundo.

La carrera se corría con la carretera cerrada, circulando sólo los automóviles de la carrera. Todas las etapas eran de velocidad, sumando 3,293 kilómetros de recorrido a través de 11 estados de la República.

 

Libreta de Ruta del Auto Nº 208 de MOISES SOLANA

Visita el cronograma de La Carrera panamericana.